“Desde Latinoamérica vendemos identidad, pero hay que adaptarla a una visión global”

Sin comentarios

Mariana Flink, experta argentina en negocios, marketing y comunicación de moda dictó un taller sobre las claves para exportar moda ante un centenar de pymes uruguayas, se reunió con diseñadores en sesiones de coaching en grupos reducidos y visitó locales de marcas nacionales.

¿Cuándo te parece que una empresa de moda puede decir “estoy lista para exportar”?

Primero que nada tiene que tener un negocio ya armado acá. Vender al exterior es como vender a un mayorista y acá es lo mismo. Por ejemplo, si querés vender en el interior del país y no tenés el negocio armado, no podés fijar un precio o descuentos, o escalar la producción entonces es muy difícil que puedas vender al por mayor.

¿Qué se vende cuando hablamos de moda?

Vendemos marca, historias. La marca es un valor intangible, lo que se vende es una forma de hacer. Desde Latinoamérica vendemos identidad, pero hay que adaptarla a una visión global.

¿Cómo es el proceso de selección de mercados?

Para elegir los mercados objetivo, primero recomiendo seleccionar cinco, pasar rápidamente a tres y luego concentrarse en uno, estudiar a la competencia y el perfil del consumidor. Muchas veces las empresas piensan en exportar a Europa o Estados Unidos pero recomiendo empezar por países cercanos geográficamente.

¿Qué herramienta son más efectivas para darse a conocer en el exterior?

Primero hay que usar las redes sociales bien, hoy son lo más potente que hay. Es barato, no es gratis porque hay que generar el contenido y tener buenos videos y fotos cuesta plata. Tener una buena web también es importante. Después tratar de conseguir prensa en ese país o influencers que te ayuden a que el público final te conozca. Es importante que el influencer comparta el público de la marca, sus valores, hable el mismo lenguaje y esté conectado con sus seguidores.

 

¿Que consejos le darías a un diseñador cuando se presenta ante un cliente internacional?

Primero ir preparados, sabiendo quién soy yo como empresa y quién está del otro lado. Que tengan una idea de cuán escalable es su producción, porque muchas veces no tienen idea y se comprometen a cantidades que después no pueden cumplir. También que tengan precios armados, finalizados y cerrados el día que van a la reunión. La verdad es que en las reuniones de negocios no cerrás un negocio. Es importante que entiendan que no es un momento desesperante de venta, sino más de marketing de la marca, de darse a conocer. Hay que ver dónde se pone la energía, capaz que no es un momento para negociar precios, sino que los precios se muestran para que el otro tenga una idea. Por otro lado, tener una carpeta armada con todo lo que tiene que ver con el marketing de la empresa: lo que es la empresa, lo que representa, sus valores.

 

¿Qué fortalezas destacás de las empresas que conociste?

Están muy enfocadas en hacer buenos productos, eso está bueno para salir afuera. Es muy difícil desde Latinoamérica tener a veces la calidad de productos que se tienen en otros países. Hay muchas marcas que tienen una idea clara de quiénes son y a dónde quieren llegar. En ese sentido están preparados, les falta de repente alguna “pata” más comercial.

 

¿En qué aspectos notaste que los diseñadores tienen más dificultades?

Poner los precios les cuesta mucho y cómo generar una opción de bajar los costos sin bajar la calidad. Está bueno que estén enfocados en la calidad pero a veces uno tiene que replantearse si no hay que apuntar a otro segmento de mercado al salir al exterior, con otros precios. Otra cosa que estaría bueno que se empiece a generar es aprender a trabajar en equipo entre las marcas y potenciarse, juntarse para salir al exterior.  De a uno es muy difícil y a veces en grupo se compensan un montón de fallas que hay en cada uno. Eso les gustó.

Algunos testimonios de diseñadoras que participaron en el taller y las sesiones de coaching:

 

“Mariana nos dijo que exportar es un proceso, que es a largo plazo, no es que tenemos que tener ya todo pronto y que este proceso lo podemos hacer acompañados por Uruguay XXI”. Paulina Gross – La Pasionaria

 

“El taller me ayudó a tener más herramientas para enfrentarme a un comprador y de qué forma presentar mis productos para que sean más atractivos”. Agnes Lenoble –  Agnes Lenoble

 

“Está buenísimo que venga alguien con esta experiencia y además es una instancia para juntarnos con otros diseñadores e irnos conociendo”. Sofía Salgado – MUSS

 

“Mariana Flink es muy clara para explicar todo el tema de la exportación. Te da una visión muy amplia, que sirve muchísimo para empezar a meterte en ese mundo”. Analía Amado – Aim Bags

Esta actividad fue organizada por Uruguay XXI, la Cámara de Diseño de Uruguay (CDU) y Moweek como parte de las acciones que se realizan para potenciar la exportación de diseño del país. El taller fue obligatorio para las empresas que quieran participar en las rondas de negocios en el marco de la Moweek en octubre, con el fin de que puedan llegar más preparadas a esta instancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *