RESIDIR Y TRABAJAR EN URUGUAY

Fecha de publicación: 11/10/2018

Uruguay, uno de los países más confiables de la región, ofrece una sólida propuesta de valor sobre el acceso al mercado, exitoso historial de inversión extranjera directa, además de ser terreno óptimo para el desarrollo e innovación, el talento sobresaliente y un estilo de vida notable.

Uruguay ofrece oportunidades muy interesantes para aquellos que desean vivir e invertir, (es decir, obtener rápidamente la residencia y las oportunidades de trabajo), desarrollar un hub regional y contar con beneficios fiscales.

Residencia

En primer lugar, vale la pena señalar que en muy poco tiempo es posible obtener los documentos necesarios para iniciar cualquier actividad.

Uruguay ofrece a los ciudadanos extranjeros la posibilidad de obtener el documento de identidad provisional en 20 días hábiles, obteniendo así los mismos derechos laborales de una ciudadanía nacional. Este proceso puede incluso iniciarse desde las oficinas consulares uruguayas en el extranjero, y si el ciudadano extranjero es contratado por una empresa uruguaya, se puede aplicar el "Sistema de vía rápida", obteniendo la residencia temporal en solo ocho días.

Después de tres años de haber obtenido la residencia legal, se puede solicitar la ciudadanía. Para ese propósito, es necesario probar los registros no penales, ingresos suficientes y liquidación en el país. Una vez que los ciudadanos extranjeros obtienen su ciudadanía, pueden obtener el pasaporte uruguayo.

Centro regional

Además, Uruguay, como miembro del Mercosur, ofrece acceso a un mercado de más de 300 millones de personas, beneficiándose de su ubicación estratégica, estabilidad y respeto por las instituciones gubernamentales. Nuestro país ha aplicado un marco legal especial para la transferencia de bienes y servicios entre Argentina y Brasil, combinando los beneficios de enclaves como los Centros de Servicios Compartidos (SSC), zonas francas, puertos libres y aeropuertos para convertirse en un Centro Regional.

Centros de servicios compartidos: son más de 50 y se realizan muchas actividades dentro de ellos, tales como: comercio exterior, logística, servicios al cliente, mercadeo, ventas, contabilidad, compensación, soluciones financieras, nóminas, centralización de acciones, etc., que Son esenciales para las empresas regionales e internacionales. Cada centro debe tener al menos 150 empleados nuevos y hasta el 25% de ellos pueden ser extranjeros. Durante los primeros cinco años, esas actividades están exentas del 90% del Impuesto sobre la renta de las empresas (IRAE), así como del Impuesto sobre el patrimonio neto.

Puerto libre y aeropuerto: con el objetivo de optimizar la logística regional, Uruguay ofrece la oportunidad de utilizar puertos o aeropuertos como tránsito, transferencia, carga y descarga "libres", consolidación o desconsolidación de mercancías, pudiendo permanecer durante un período indeterminado hasta su próximo destino. sin pagar impuestos ni aranceles y manteniendo el origen de sus productos.

Zonas francas: desde nuestra primera Ley de zonas francas de 1949, se promulgaron cinco leyes posteriores sobre este tema. El marco legal vigente hoy permite al inversor realizar cualquier tipo de actividades industriales, comerciales o de servicios sin ninguna restricción, y se beneficia de una exención fiscal completa, incluidos los impuestos existentes y los impuestos futuros (esta exención no incluye contribuciones especiales a la seguridad social).

Escenario fiscal

Los extranjeros se beneficiarán de una residencia fiscal en Uruguay una vez que permanezcan más de 183 días durante un año civil, siempre que su actividad económica se base en nuestro país.

Nuestro país ha suscrito acuerdos para evitar la doble imposición con muchos países, lo cual es muy importante para decidir dónde invertir en el extranjero.

Las Autoridades Tributarias de Uruguay (DGI) emiten un Certificado Anual de Residencia Tributaria a solicitud de la parte interesada que se presentará en su país de origen para recuperar los créditos fiscales.

Una vez que las personas físicas obtienen su residencia fiscal, pueden optar por el impuesto IRNR (Impuesto sobre la renta de no residentes) durante los primeros cinco años de permanencia; por lo tanto, se benefician de tasas impositivas que van del 3% al 12%. Además, en Uruguay, el principio de territorialidad aún está vigente para recaudar ingresos, lo que permite a los residentes de impuestos mantener sus negocios en el extranjero sin aumentar su base tributaria local.

Amplias garantías, reglas de juego claras y una amplia gama de privilegios hacen de Uruguay un atractivo cada vez mayor para los extranjeros.



Emilio Tuneu Mohr
Socio Fundador Baker Tilly Uruguay

btu@bakertilly.uy
www.bakertillyuruguay.com.uy

Palabras clave:

  • compartir