MODA: “LA CRISIS PUEDE SIGNIFICAR UN CAMBIO DE PARADIGMA”

Fecha de publicación: 21/04/2020

La asesora de moda argentina Mariana Flink compartió consejos a las marcas de moda para atravesar este periodo de crisis global.

La pandemia del COVID-19 supuso un momento excepcional e inédito para toda la sociedad y un gran nivel de incertidumbre y preocupación por el futuro de las empresas. En este contexto, Uruguay XXI organizó una charla virtual a cargo de Mariana Flink, fundadora de la consultora argentina Despacho de Moda, que brindó honorariamente una serie de recomendaciones para que las marcas uruguayas logren adaptarse a la nueva coyuntura y puedan sortear con éxito la crisis económica.

El propósito de la iniciativa fue despejar dudas y responder a ciertas interrogantes de las empresas: ¿qué pueden hacer las marcas para aprovechar este tiempo?, ¿cómo debe ser la relación entre la marcas y los clientes?, ¿qué tan importante es el uso de las redes sociales?, ¿qué hacer con el e-commerce?, ¿cómo será el “después” para las marcas cuando esto pase?

Despacho de Moda trabaja hace 12 años de forma integral en el sector de la moda y en estas últimas semanas, según su fundadora, ha tenido más trabajo que en los últimos ocho meses. Desde febrero -cuando ya se podía pronosticar la llegada del virus a la región- la consultora comenzó a exhortar a las marcas a tomar decisiones que amortiguaran las consecuencias que el aislamiento social iba a ocasionar. Lo primero que recomendaron fue trasladar la mayor cantidad de productos a las casas para poder hacer los envíos. Hoy las marcas argentinas que siguieron el consejo tienen acceso a su producto y pueden venderlo.

“Una cosa que se puede aprender en este momento es a leer entre líneas las noticias de los medios de comunicación: los primeros avisos de un posible confinamiento fueron indicadores de que íbamos a llegar a esta situación”, reflexionó Flink.

La asesora de gestión empresarial para el sector de moda y lifestyle consideró que este es un momento propicio para pensar cómo estar preparado y generar una espalda financiera que sirva de sostén durante las crisis. “No hay una receta única, el foco tiene que estar en lo que cada marca considera que es lo más importante y elegir qué hacer con los recursos que dispone. Fuera de la crisis las decisiones se tomaban siguiendo una fórmula, en este contexto las decisiones son mucho más personales. Es una oportunidad para definir los valores de cada marca y actuar en consecuencia”, señaló.

“Lo primero es no desaparecer. Si sus marcas desaparecen ahora, también lo harán después de la cuarentena. Es fundamental acompañar a sus clientes y decidir cómo los van a acompañar”, apuntó. En ese sentido, la vía de comunicación que permite conectar a las marcas con sus clientes en un momento de confinamiento son las redes sociales.

Tener en cuenta que los clientes probablemente utilicen más tiempo las redes sociales es fundamental. Aumentar la cantidad de posteos diarios, crear contenidos nuevos, ofrecer opciones de entretenimiento, desde armar una playlist de música, recomendar o impartir cursos virtuales, compartir recetas de cocina o crear encuestas en la que todos puedan participar, hasta abrir espacios para que compartir el sentir. Esto no sólo contribuye a estrechar los lazos entre el cliente y la marca, sino que es otra forma de solidaridad, aseguró.

Uno de los puntos clave para atravesar este periodo es poner en movimiento el e-commerce. El foco debe estar en este modelo de negocio para “mover la rueda financiera”, sostuvo la asesora de moda. Ofrecer envíos gratuitos, combos o descuentos especiales, son algunas de las estrategias para estimular al público a comprar los productos. Además, Flink observó que es un momento difícil para vender ítems de alto costo, por lo tanto, enfocarse en vender productos más económicos debe considerarse una opción.

Otra de las estrategias fundamentales es “abrir la marca”, es decir, ofrecer al consumidor la posibilidad de ser parte de la creación de los diseños, de co-crear. Hacer partícipe a los clientes en la producción resulta reconfortante, hace que los clientes se sientan útiles y contribuye a reforzar su vínculo con la marca, destacó.  “Hay que permitirse flexibilizar desde el producto hasta la comunicación: hay que intentar ser diferente”, aconsejó.

Es difícil pronosticar el futuro en estas circunstancias, no obstante, Flink señaló algunas tendencias que se van a profundizar luego de que el período de aislamiento concluya. La aseosra observó que las tendencias al consumo local, al no consumo, a la transparencia y al flow fashion van a estar más presentes y estimó que “es bueno enfocar la producción y la comunicación hacia estas tendencias”.  “La normalidad se va a redefinir y no va a ser la misma que conocemos”, evaluó.

La tendencia al consumo local significa una revalorización de los productos hechos en el país y un vehículo que los consumidores encontrarán para aportar a la economía local. La tendencia al no consumo refiere al consumo selectivo que los clientes pueden manifestar: la preferencia a pagar más por un producto de mayor durabilidad. La atemporalidad y la durabilidad son dos factores que estarán muy presentes, indicó la asesora.

Por su parte, la tendencia a la transparencia de las marcas es algo que ha asumido mayor relevancia  y es una medida que debe sostenerse en el tiempo. “Lo que se haga ahora no debe desaparecer luego de la cuarentena”, advirtió. Se trata de una “cambio de marca”, de “abrir el alma de la marca y compartirlo con nuestros clientes y proveedores. Las marcas tienen que ser cada vez más humanas y más cercanas: menos photoshop y más realidad. Ser una misma todo el tiempo con la idea de fortalecer los lazos con aquellos que rodean la marca y ser cercanos”, expresó.

“El concepto de competencia va a cambiar, hoy más que competencia somos colaboradores. En el mundo de la moda todavía hay mucha gente que tiene miedo de compartir la información, ahora van a empezar a ser mucho más abiertos. En el futuro vamos a competir y vamos a seguir colaborando. La crisis puede significar un cambio de paradigma. El lugar desde dónde nos paramos como marca va a definir el futuro como empresa”.

Si bien no hay una receta precisa sobre qué hacer en momento como este, Flink resaltó que la solidaridad y tener un espíritu colaborativo son ingredientes esenciales para encontrar una salida entre todos.

Palabras clave:

  • compartir