ALEMANIA ELOGIA LA CALIDAD DEL ACEITE DE OLIVA URUGUAYO

Fecha de publicación: 06/05/2020

La señal estatal Deutsche Welle reconoció al producto como “el nuevo oro de Uruguay”

La oliva uruguaya vuelve a ser noticia en el mundo por su calidad excepcional y el desarrollo sostenido de su producción, que multiplica sus exportaciones y tuvo este año una cosecha excepcional. La radiodifusora estatal de Alemania Deutsche Welle (DW) elogió al aceite de oliva uruguayo y dio a conocer sus cualidades en un video donde recorre el establecimiento olivícola Aceites de la Sierra, ubicado en las Sierras de Minas, en el departamento de Lavalleja.

Aunque “la olivicultura es una actividad relativamente nueva en el país, la creciente demanda de productos sin conservantes ni aditivos en todo el mundo, saludables y respetuosos con el medio ambiente, abrió una oportunidad en Uruguay”, detalla el informe de DW.

Si bien los primeros emprendimientos locales datan de la década de 1930, no es hasta el bienio 2002-2003 que el rubro comienza a experimentar un auge, para convertirse en producto nacional en el año 2009. Consecuencia de este desarrollo es la expansión de la superficie de producción, que alcanza hoy las 10.000 hectáreas. Actualmente, Uruguay cuenta con más de 250 empresas olivícolas que durante los períodos de cosecha emplean entre 4.000 y 5.000 trabajadores.

En cuanto a su proyección internacional, el sector olivícola local ha experimentado un vertiginoso crecimiento en sus exportaciones. Si se atiende al primer trimestre de este año, se exportaron 18.557 kilos de aceite de oliva y sus fracciones, por un valor total de USD 81.195, cifra muy superior a lo exportado en igual trimestre de 2019, cuando se vendieron 460 kilogramos por un valor de USD 4.113, y al primer trimestre de 2018, cuando las exportaciones alcanzaron los 5.683 kilogramos por un valor de USD 39.903.

Parte del éxito de la industria olivícola local responde a las óptimas condiciones naturales de Uruguay. Su clima templado y gran disponibilidad de suelos fértiles favorecen el desarrollo del sector. Sobre esto la nota de DW destaca que Uruguay “cuenta con una latitud similar a la cuenca del mediterráneo, la principal zona de producción del mundo”.

A propósito de la cosecha de este año, el informe destaca que se benefició de las escasas precipitaciones registradas durante los últimos meses. El responsable de Aceites de La Sierra, Jorge Calvete, señaló a DW que debido a la falta de lluvias, el aceite de esta cosecha “está saliendo muy bueno, con características de aroma y de sabor muy interesantes”.

El cuidadoso detalle en una producción respetuosa con el medio y orientada a la excelencia se refleja en aceites vírgenes y extra vírgenes de una calidad extraordinaria. Los parámetros uruguayos para el aceite son muy altos, con un nivel de acidez que no supera el 0,5%, un estándar más exigente que el establecido por el Consejo Oleícola Internacional (COI), que es de 0,8%.

En Uruguay se cultivan una treintena de variedades, entre las que se destaca la oliva arbequina, que representa el 50% de las plantaciones, además de las olivas frantoio, picual, coratina y leccino. Está gran diversidad varietal permite ofrecer aceites vírgenes monovarietales y también aceites procedentes de mezclas de dos o más variedades, para mejor adaptación a los gustos más exigentes.

Los establecimientos uruguayos aplican el sistema intensivo de secano para el cultivo de la oliva, una de las singularidades de la producción local. Se procura la recolección de los olivos en el momento óptimo, la recepción de la aceituna en perfectas condiciones, la disminución o eliminación de los tiempos de alojamiento, la molturación a baja temperatura y el almacenamiento de acero inoxidable. Este proceso “preserva las propiedades de la oliva, que se trasladan al plato”, destaca el informe de DW.

Por la suma de sus condiciones naturales y su orientación a la excelencia, Uruguay se ha convertido en un productor destacado y sus aceites le granjean reconocimiento a nivel mundial. En efecto, dos marcas olivícolas nacionales ya recibieron premios en concursos del sector en Nueva York y Tokio, al tiempo que la firma Colinas de Garzón se posiciona en el quinto puesto entre las 100 mejores sociedades olivícolas del mundo, según el World Ranking Extra Virgin Olive Oils 2015 (WREVOO). Asimismo, la organización World's Best Olive Oils (WEBOO) ubicó a la mencionada empresa en el vigésimo puesto del Ranking 2015-2016 de las 25 mejores compañías de aceite virgen extra del mundo.

En línea con estos elogios, la nota de DW resume que “a pesar de su juventud, los aceite de oliva uruguayos cosecharon premios en varios países y también fueron reconocidos por el Consejo Oleícola Internacional. Los olivares son jóvenes aún, pero ya logran un aceite generoso, aromático y de color intenso”. Orientado a la búsqueda de alimentos saludables, naturales y de alta calidad, el mundo mira a Uruguay por un producto que conjuga tradición e innovación, respecto por el medio y vocación de excelencia.

Para acceder a la nota de Deutsche Welle (DW), diríjase aquí.

Palabras clave:

  • compartir